Antes de juzgar mi vida o mi carácter...ponte mis zapatos, recorre el camino que he recorrido, vive mis penas, mis dudas, mis carcajadas...!!! Recorre los años que he recorrido y tropieza ahí donde tropecé y levántate así como yo lo he hecho...!!! Cada cual tiene su propia historia y entonces ahí podrás juzgarme!!!
Patricia Elena Vilas, poeta de la República Argentina

jueves, 4 de diciembre de 2014

DE LA LUZ DE LAS ESTRELLAS SIN LUCERO ( De hombre luminoso a hombre invisible)


«Como esta vida que no es mía
y sin embargo es la mía,
como este afán sin nombre
que no me pertenece y sin embargo soy yo
Luis Cernuda

Los placeres prohibidos





Aquella noche recorrí una madrugada mortecina
de estrellas sin lucero. Contemplaba su rostro velado
por la muerte. Extenuado le repetía que no estaba
solo entre aquel repugnante cortejo.

Sé que mis sentimientos hacia aquel hombre eran los
de un amor visionario. Nunca volvería a verle y,
momentos antes del cerramiento, sin propósito
concebido ni imagen solícita, decidí seguir la argéntea
estela de la única luz que lentamente se apagaba
ocultando los restos del cáncer.

Todo transcurría como cualquier hecho de su historia,
como si no tuviera importancia. Perdida, sin otra guía
que las sombras de su existencia, se apagó la vida de
aquel hombre luminoso. Para muchos de sus familiares
fue un hombre sin importancia.

Con la creencia de que aún me oía, yo le llamaba con
la pretensión de que su vida no se desvaneciera por
completo. Con ansia de otra Vida —nunca sabré explicarlo—,
los dos, él y yo, prendidos de los ojos, sin hablarnos, como siempre, nos asomamos a la verja de la despedida iniciando
el naufragio.

Cuando traté de aprehenderle el rostro antes de que su
transfiguración en la nada me impidiera contemplarle para
siempre, aquel hombre me invitó a conocer otro mundo, el
paraíso violeta y sereno donde gorjean los gorriones con sus
vuelos pícaros, sacándole a los lirios la miel de la vida.

No me paralizó el dolor, desapareció el miedo.
Las lágrimas fueron el bálsamo para la tragedia,
ya inmediata:

La vida de aquel hombre luminoso
desaparecía por completo
porque nadie conocía nada suyo,
era un hombre invisible.