Antes de juzgar mi vida o mi carácter...ponte mis zapatos, recorre el camino que he recorrido, vive mis penas, mis dudas, mis carcajadas...!!! Recorre los años que he recorrido y tropieza ahí donde tropecé y levántate así como yo lo he hecho...!!! Cada cual tiene su propia historia y entonces ahí podrás juzgarme!!!
Patricia Elena Vilas, poeta de la República Argentina

jueves, 25 de septiembre de 2014

VII (DESPUÉS DE QUE ME HAYA QUEDADO SIN TIEMPO)


¿Y cómo ha de llegar a ti, después de que me haya quedado 
sin tiempo, esta voz mía nacida desde la oscuridad de
tantas noches? Mi voz que ha recorrido los valles en busca de
la luz más pura, siempre a la espera de encontrar la paz que
aún no tengo, después de que me haya quedado sin tiempo,
¿podrás reconocerla?

¿Y cómo has de conocer mi voz verdadera, llegada desde
el silencio, crecida entre las soledades, sin pastor y sin dueño
que la guíe? ¡Cuánto me hubiera gustado ser el amigo que te
amparara, el abrazo que te abrigara durante tu vida en el zulo!

¿Cómo has de venir en esta hora de mi vida cercana ya al
gran silencio que me espera, en esta noche sin estrellas, de
candiles apagados, cuando apenas un tibio calor restante del
amor perdido me mantiene aún vivo?

Sabes que he vivido muy dolorido por todo el daño que te
hicieron, pero fiel a lo que me enseñaste. La paciencia y la
esperanza en tu promesa de que el silencio lo puede todo, han
hecho de  un hombre nuevo y a la espera del encuentro del
verdadero Amor.

Me gustaría, finalmente, expresarte mi confianza en tu
nueva llegada. Te espero entre las flores silvestres de los
campos que recorro, en manos del agua de cualquier fuente
derramada.

Si llegas con el viento de cada tarde; si lo haces con la
marea del mar donde iré a vivir mi ya cercana retirada de esta
vida; si vienes a llevarme, hazlo en primavera. Entonces sol-
taré al ruiseñor —de ti heredado— que en el pecho cobijo, me
iré entre las flores repitiendo tu nombre para que nadie
engañe, disfrazado, al Amor que me espera en cada paso.