Antes de juzgar mi vida o mi carácter...ponte mis zapatos, recorre el camino que he recorrido, vive mis penas, mis dudas, mis carcajadas...!!! Recorre los años que he recorrido y tropieza ahí donde tropecé y levántate así como yo lo he hecho...!!! Cada cual tiene su propia historia y entonces ahí podrás juzgarme!!!
Patricia Elena Vilas, poeta de la República Argentina

jueves, 18 de abril de 2013

( 5, INTIMAN-2ª parte de CARMINA LUCIS )


CARMINA LUCIS (clic-foto)
A El Jorge de Trigueros


La valía de un hombre
se mide en la cuantía de soledad
que le es posible soportar.

                                                                            Friedrich Nietzsche

                                       
Al abrigo de este otoño
rememoro el paisaje de mi infancia
sometida, huérfana de mariposas;
me alejo de las lenguas sátrapas
que, irredentas, inmisericordes,
me hurtaron hasta cegar las orillas del llanto.

En mi soledad
 -zanjado el miedo-
nombro mis adentros,
sus luces reverdecen, mas no la memoria
enmudecida ante las manos innobles, sediciosas,
perturbadas, adictas a la muerte,
¡vieja partitura sin título!

A la luz del olvido
mis nombres cuajados de tristeza
alumbraron la evidencia de mi decrepitud,
los riesgos en que estuvo mi vida,
la inveterada angustia por vivir atrapado
en un humillante exilio impuesto
del que nunca he sabido defenderme.

Diecinueve mil ochocientas cinco lunas anhelantes,
diecinueve mil ochocientas cinco auroras desoyendo las guirnaldas,
diecinueve mil ochocientos cinco mares sin llegadas,
diecinueve mil ochocientos cinco azules sin esperas,
cuando el otoño estranguló mi sufrimiento.

Cuando el otoño estranguló mi sufrimiento
nombre mis paisajes, mis acordes ambulantes,
los amores ausentes, los hijos no nacidos,
las casas sin pulso, las higueras ya maduras,
el hercúleo cinamomo vestido, sus hojas vivas,
el angosto rincón forjador de mis juegos
    -jamás de mis sueños-
y aquella ciudad inasible.

Cuando el otoño estranguló mi sufrimiento
busqué al hacedor de los signos, al mago,
al náufrago, al brujo, al hombre,
y yo nací para siempre a la nostalgia.