Antes de juzgar mi vida o mi carácter...ponte mis zapatos, recorre el camino que he recorrido, vive mis penas, mis dudas, mis carcajadas...!!! Recorre los años que he recorrido y tropieza ahí donde tropecé y levántate así como yo lo he hecho...!!! Cada cual tiene su propia historia y entonces ahí podrás juzgarme!!!
Patricia Elena Vilas, poeta de la República Argentina

sábado, 21 de mayo de 2011

VI

José Antonio Amaya Torres,
mi padre


No dejaste el arado ni la cometa,
ni la paloma ni el pañuelo de la ausencia.
No dejaste el agua ni la cintura,
pero nunca olvidaré la luz ni el tiempo de tus nombres.

El otoño traerá los amarillos,
danzas de horizonte, nostalgias remotas.
No podré ya mirar tus ojos,
pero nunca olvidaré la luz del tiempo de tus nombres.

Porque nunca olvidaré la luz ni el tiempo de tus nombres,
porque el silencio ha dibujado lo vivido,
porque la palabra anidaba en tus entrañas
en un poniente de brisas infinitas,

lo que ya no dirán los aires
lo mantendrá vivo tu música.

Si te reviviera...
Si el azul fuese
cuerpo...
Si te enamorara,
mi vida...


El tiempo, alzado,
el aire, un azul ingrávido,
las noches enajenadas
por la voz del espejo,

la boca te pronuncia
como mar que respira,
como rumor de simientes,
de auroras sibilantes,

retornas con los aires
de la madrugada, en silencio,
y lo primero que hago es ofrecerme
a la distancia cercana de tus labios,

pero no tengo ya ojos
para tu cuerpo,
y no oigo nada más, sino tu nombre de plata.