Antes de juzgar mi vida o mi carácter...ponte mis zapatos, recorre el camino que he recorrido, vive mis penas, mis dudas, mis carcajadas...!!! Recorre los años que he recorrido y tropieza ahí donde tropecé y levántate así como yo lo he hecho...!!! Cada cual tiene su propia historia y entonces ahí podrás juzgarme!!!
Patricia Elena Vilas, poeta de la República Argentina

lunes, 2 de mayo de 2011

IX

Noli me mantengere (de Antonio Allegri Correggio)




Ahora que mi vida creció en el aire y que no hay amor
más que tú,
pronuncia mi nombre.

Pronuncia mi nombre,
que tu voz brisa sea que avente
toda mi alma;
pronunciaré tu nombre,
diré tu nombre,
por qué te amo,
por qué eres mi sustento,
por qué te espero implorando tus ojos
de mar desnudo,
ahora que mi vida es tan silente,
que no hay amor
más que tú.

Ahora que vivo mi existencia bajo una lluvia de ecos
que el doble dolor de lejanía azul y sin salida
ha enmudecido el surco de la sangre;
ahora que yergo mi existencia,
abierta hacia ti,
dulce cauce de luz fragante;

ahora que el naufragio me contempla
desde la calle exangüe de mi infancia
y extiendo hacia ti mis manos,
pronuncia mi nombre;
pronunciaré tu nombre
y diré el por qué de mi amor por ti,
dulce cauce de luz fragante.

Tú que al ofrecerme tus labios
mi piel estremeces de auroras;
tú que llenas de memoria mi doble infancia
de nube desamparada crecida en la tristeza;
tú que habitas la transparencia visible
que abarco entre mis manos;
tú que vives en el silencio de mi corazón
traspasado por el tiempo,
ahora que mi vida creció en el aire,
que no hay amor
más que tú,
pronuncia mi nombre.

Ahora que vivo mi existencia como un delgado rumor
y cada noche aun dormido te sonrío;
ahora que todo es como niebla
de un bosque espeso;
ahora que sin oírte me despierto
y tiembla mi voz antigua,
que la tristeza me dibujó tu magnolia en los párpados,
que es otoño mi vida,
que te necesito como nunca,
acógeme en tu casa,
acógeme entre las letras de tu nombre,
acógeme en mi dolor y en mi tristeza, tú,
dulce cauce de luz fragante.